20/9/08

El nuevo Código Procesal Penal


La administración de justicia mejora a pasos lentos es cierto, pero mejora. El Jefe del Estado, la fiscal de la Nación y los presidentes del Poder Judicial y de la Corte Suprema de Justicia de la República están decididos a aplicar el nuevo Código Procesal Penal (CPP-2004) con las mayores ventajas que significa su implementación en tiempo, rapidez, independencia, claridad y transparencia. El pueblo que litiga también espera que la justicia sea independiente, rápida, clara y comprensible; hay, pues, el convencimiento de que con el esfuerzo de todas las personas involucradas la administración de justicia mejorará y será más accesible y confiable.

Huaura es la primera Corte Superior en la que se ha implementado el nuevo Código Procesal Penal; es, entonces, la corte con más experiencia y la que más esfuerzos ha hecho para que esto sirva de ejemplo a todo el país. En ese sentido, el presidente de la Corte Superior de Huaura, Moisés Solórzano, informó que se realizó una encuesta de control de calidad y servicios en tres ciudades de la provincia de Huaura. Este sondeo se aplicó a 1,078 litigantes. Los resultados son muy importantes de analizar para evaluar y corregir lo que está ocurriendo con la aplicación del CPP-2004.

La primera pregunta de la encuesta fue: al recurrir el litigante a la Corte Superior de Huaura, ¿lo atendieron mal o bien? Entre el 66% y 76% contesta que lo han atendido bien, pero cuando se les pregunta a los que se atendió mal sus razones, señalan mayoritariamente que la atención fue mala porque tuvieron que esperar mucho. Esta espera excesiva corresponde a la sobrecarga que tienen los jueces, a que los planteamientos de los abogados litigantes no estuvieron claros o a que los plazos procesales son muy largos. Ello se solucionará con el nuevo Código Procesal Penal, pero en cualquiera de los casos la población está demostrando su rechazo a las largas esperas.
Acerca de la pregunta, ¿la tramitación de su expediente es rápida y oportuna?, entre el 40% y 53% señala que es rápida (la esencia de esta reforma es la rapidez en los juicios). Pero los que dicen que no fue rápida indican que la demora es por descuido del secretario o del juez; si analizamos esta respuesta con la pregunta anterior –de que esperó mucho–, notamos que esta espera, según los encuestados, tiene relación con el secretario o el juez, y obvia y teóricamente es fácil de solucionar con magistrados o secretarios más preparados o mayor número de jueces y fiscales.

Algo que llama profundamente la atención es la respuesta a la pregunta: ¿considera que hay corrupción en el órgano judicial?, entre el 52% y 66% de los encuestados considera que no hay corrupción, lo cual contrasta con las sucesivas encuestas que se publican en los medios de comunicación, en las que se advierte que la opinión generalizada es que la corrupción en el Poder Judicial supera el 80%. ¿Pero cómo se produce esta corrupción y cuáles son sus causas? En su mayoría, los encuestados afirman que los jueces actúan por influencia, no tanto por dinero o regalos. Deberíamos entender, entonces, que un juez debe ser probo e independiente no solo porque no debe recibir regalos ni dinero, sino porque no debe dejarse llevar por influencias o compadrazgos.

Las influencias, desgraciadamente, están muy arraigadas en el país. Los que tienen acceso al Poder Judicial tratan de influenciar a los jueces con presiones que pueden afectar no solo su honorabilidad, sino también su carrera; pues uno de los puntos principales a tenerse en cuenta como perfil de un buen juez es su probidad para resistirse a las presiones o injerencias contrarias a su independencia.
Esta encuesta hecha por el presidente de la Corte Superior de Huaura nos abre todo un panorama para encontrar soluciones, ojalá que esta iniciativa continúe no solo en este distrito judicial, sino en otras circunscripciones judiciales, porque es una forma clara, lógica y rápida de escuchar al litigante y saber cómo se puede mejorar la administración de justicia. Creo que es un buen punto que debe comprometernos a seguir investigando para buscar soluciones. La palabra la tiene ahora la Corte Superior de Justicia de La Libertad.
Francisco Delgado de la Flor B.
Miembro titular del Consejo Nacional de la Magistratura
EL PERUANO